Cinco horas con Mario 【resumen y personajes】

Es una novela del escritor español Miguel Delibes, quien en esta historia narra la vida de una mujer llamada Carmen sotillo, quien se encuentra en el velatorio de su marido Mario. A quien uno de sus pasatiempos era la lectura de la Biblia, le gustaba subrayar lo que mas le llamaba la intención de tal libro. Carmen se encuentra frente al ataúd de su fallecido esposo, recitando los pasajes que Mario había subrayados de la Biblia, mientras ella sigue leyendo los pasajes, una ola de recuerdo vienen a su mente, recuerdos de los momentos vividos junto a su esposo.


Carmen tenía una personalidad poco agradable, ya que su afán en la vida era siempre la apariencia, siempre mantenía una actitud materialista. Ella se dedicaba de tiempo completo a su familia y casa, tenía poco estudio y como era costumbre en esos años ella estaba relegada a un segundo plano en su familia. Posteriormente Mario era un catedrático, periodista intelectual, a quien lo único que le importaba era disfrutar lo bueno que la vida le daba y lo que menos le importaba era las cosas materiales que la vida cotidiana le podría brindar.

Carmen estando frente al cuerpo de su marido, comienza a tener una conversación, como si su esposo estuviera con vida aun. Una conversación que mas bien se pudría interpretar como un monologo que tarda un periodo de cinco horas, en las que Carmen hace un recuento de lo vivido y se da cuenta de el poco afecto que le tenia a su esposo a causa de que el no era una persona materialista a como a ella le hubiera gustado que fuera.

Recordó de las veces que ella quedaba embarazada y era un motivo más para reprocharle y darle a entender de que se siente desdichada al lado de el, o de la vez que discutieron porque el no quiso comprarle un carro que para ese entonces tenerlo era un símbolo de estatus, en el que para Carmen le importaba mas la apariencia que la necesidad de tenerlo. De lo contrario Mario era menos materialista ya que el se trasportaba de un lado a otro en su bicicleta, cosa que a Carmen siempre le incomodaba. También recordó de las veces que el le llamaba la atención cuando al salir de casa Carmen se ponía blusas de un escote muy provocativo que mostraba parte de sus sostén, una razón mas de sus continuos conflictos.

En el lapso de esas cinco horas Carmen le reprocha una supuesta infidelidad de parte de Mario con una de sus cuñadas, engaño que ella nunca pudo evidenciar por la falta de comunicación entre ella y su esposo. En medio de su conversación Carmen termina confesándole que ella fue quien le fue infiel al besarse con un hombre quien siempre andaba con un carro lujoso y aparentaba estar en un estatus de alta sociedad. Al final de la novela, Carmen se da cuenta de sus errores, pero lamentablemente ya es demasiado tarde para arrepentirse y lo único que le queda es, frente a el ataúd de su difunto marido pídele perdón al darse cuenta de los errores que cometió durante el tiempo que vivió junto a el.

Deja un comentario