El Lazarillo de Tormes 【resumen y personajes】

4
(24)

El Lazarillo de Tormes es una novela española en la que se cuenta de forma autobiográfica la vida de un niño que nació a la orilla del río Tormes, de allí la razón de su nombre.


Personajes de El Lazarillo de Tormes

Lázaro González Pérez

Protagonista. Nace en Salamanca, al lado del Río Tormes, y recibe el apodo de “Lazarillo de Tormes”. De contextura delgada, estatura baja, pobres vestiduras y con dientes rotos. Es astuto, tramposo, decidido e inteligente gracias a las malas experiencias padecidas, y siempre busca la manera de sobrevivir a la hambruna. Con nula estabilidad en su vida.

Tomé González

Padre de Lazarillo, esposo de Antona Pérez. Trabaja en un molino, pero al ser acusado de robo, es enviado a servir lejos. Muere en la guerra de Gelves contra los moros.

Antona Pérez

Madre de Lazarillo, esposa de Tomé González. Trabaja como cocinera y lavandera, y al morir su esposo, comienza una relación con Zaide.

Zaide

Padrastro de Lazarillo. De tez morena, fue esclavo durante un tiempo. Al estar con Antona es acusado de ladrón, y luego azotado.

El ciego

Primer amo de Lazarillo. Egoísta, pícaro, hipócrita, avaro y maltratador. Es un hombre mayor y poco empático.

El clérigo

Segundo amo de Lazarillo. A pesar de ser religioso, es de mal corazón, codicioso, corrupto e insensible.

El escudero

Tercer amo de Lazarillo. Es orgulloso, superficial y solo le importa aparentar. Es de  baja nobleza, y desheredado por su familia; en realidad tiene pocos recursos.

El fraile de la Merced

Cuarto amo de Lazarillo. Hombre religioso y pacífico, con un gran gusto por las expediciones y caminatas.

El buldero

Quinto amo de Lazarillo. Corrupto, embustero, estafador y se dedicaba a engañar. No tenía temor de Dios, fingiendo una religiosidad que en realidad no compartía.

El pintor

Sexto amo de Lazarillo. Representa el renacimiento de la época. Es un hombre de cultura y arte.

El capellán

Séptimo amo de Lazarillo. Hombre oportunista, correcto y que valora el trabajo como es debido.

El alguacil

Octavo amo de Lazarillo. Se dedica a un oficio peligroso, el de la mano de la ley.

El arcipreste de San Salvador

Noveno y último amo de Lazarillo. Hombre amable y sensible, pero también irreverente en cuanto a su religión.

La criada del arcipreste de San Salvador

Se convierte en la esposa de Lazarillo. Mujer servicial y esmerada, que trae felicidad y estabilidad a la vida de Lazarillo.

Resumen de El Lazarillo de Tormes

Lazarillo fue criado en una familia de escasos recursos, en un ambiente marginal de delincuencia.

Un día su padre es sorprendido robando, razón por la que lo obligan a servir a un caballero en la guerra contra los moros, donde perdió su vida.

La madre de Lázaro encuentra trabajo dando de comer a estudiantes y lavando la ropa a los mozos de caballos. La madre, viuda de Tomé, empieza a tener una relación amorosa con uno de los mozos, que Lázaro termina aceptando, ya que este mozo lleva mejores alimentos a su casa. Todo parecía marchar bien hasta que un día el mozo es sorprendido robando y es capturado y azotado.

Tiempo después de lo sucedido, la madre de Lázaro conoce a un ciego a quien cree que Lázaro podría servirle como guía. Y así sucedió, Lázaro comenzó a trabajar para él como guía. Este astuto ciego le enseñó lo difícil que era la vida, pero Lázaro no contaba con que este ciego era muy avaro y apenas le daba de comer. Lázaro tomó la decisión de ya no seguir trabajando para él, e ideó un plan para poder escaparse. Lo engañó para que el ciego se diera contra una piedra y así poder fugarse.

En su fuga, Lázaro se encuentra con un clérigo, que le ofrece trabajo. Sin embargo, a Lázaro no le fue tan bien como esperaba, ya que el clérigo era muy avaro y no lo alimentaba como debiera. Lázaro se cansó y opto por abandonarle también, pero antes decidió robarle el pan de la misa para comérselo. Sacó una copia de la llave del baúl y una noche decidió robarle el pan y se lo comió. Pero cuando el clérigo lo descubrió, lo despidió.

Después Lázaro llega a un lugar llamado Toledo, en donde encuentra a su siguiente amo, es un escudero de buena apariencia. Pero al llegar a la casa del escudero se da cuenta de que la casa tiene poca luz y carece de muebles. Entonces Lázaro se da cuenta de que aunque este hombre aparentaba ser de buena familia, no era más que un pobre hombre de escasos recursos. Lázaro tuvo que empezar a pedir limosna para poder comer y parte de lo que recibía se lo daba al escudero. Para su mala suerte, el gobierno del lugar prohibió mendigar por las calles de la ciudad. Pero, afortunadamente, Lázaro consiguió comida de una de las vecinas que gentilmente se la ofreció. El escudero estuvo ocho días sin comer, hasta que un día consiguió una moneda, la cual utilizó para que Lázaro fuera por comida. Un día, los dueños de la casa donde vivía el escudero llegaron para cobrar la renta, pero el escudero se excusó y desapareció. Nuevamente, Lázaro se quedó sin amo.

Al ver la situación de Lázaro, las vecinas lo llevaron con el Fraile de la Merced, que sería su próximo amo. Al fraile le gustaba caminar y visitar a las personas. Tanto era el recorrido que hacían, que Lázaro desgastó en ocho días sus zapatos. El fraile, al ver lo sucedido, le obsequio a Lázaro un par de zapatos nuevos. Tiempo después, Lázaro se cansó de trabajar para el fraile y terminó abandonándolo.

En su camino, Lázaro se encuentra con un buldero, un antiguo funcionario del estado al servicio de la iglesia católica que se encargaba de cobrar tributos, dando bulas a cambio de los pagos. Este, junto con un alguacil, en realidad se dedicaba a engañar a las personas fingiendo sucesos para que las personas creyeran en los milagros. Pero cuatro meses después Lázaro deja al buldero y retoma su camino.

Después encontró a su próximo amo, que fue un pintor de panderos, con quien también estuvo poco tiempo trabajando. Y un día, estando en la iglesia, se encontró con un capellán, quien le ofreció un trabajo de ir a la ciudad a vender agua en un asno. Este fue el primer trabajo donde Lázaro ganaba comisiones todos los sábados. Después de mucho tiempo, Lázaro logró juntar un poco de dinero de la paga que le daba el capellán, y así pudo mejorar su apariencia comprándose una espada y ropa. Después de esto, Lázaro decidió dejar el trabajo con el capellán.

Retomó su camino, pero ahora con una nueva apariencia.v Lázaro trabajó junto a un alguacil, pero tampoco duró mucho porque creía que el trabajo de su amo era muy peligroso.

Por fin en la vida de Lázaro llega la etapa de estabilidad. Un buen día se encuentra con el arcipreste de San Salvador, quien lo casa con una de sus empleadas. Lázaro y su esposa vivían muy bien y felices, ellos vivían junto a la casa del amo arcipreste. Después de un tiempo empezaron a surgir rumores de que la esposa de Lázaro mantenía amoríos con el arcipreste. Lázaro, al enterarse de los rumores confronta a su esposa, pero ella lo niega en medio de un llanto que termina por convencer a Lázaro de que todo lo que se dice de ella no es más que una mentira. Lázaro decide ignorar los rumores y no dejar que nada impida la felicidad entre ellos. Porque para él no había nada mejor que la vida junto a ella.

Audio resumen

¿Te ha sido útil el resumen?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Puntuación media 4 / 5. Recuento de votos: 24

¡Hasta ahora no hay votos! Sé el primero en puntuar

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo puedo mejorar este contenido?

Un comentario

  1. Elias Estrada 19 noviembre, 2019

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros. Si continúas navegando estás dando el consentimiento para su uso, visita nuestra política de privacidad y cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies