Los Pazos de Ulloa 【resumen y personajes】

3.3
(100)

Esta novela escrita por Emilia Pardo Bazán nos presenta la vida de un joven recién graduado de sacerdote y que será enviado como capellán a un poblado llamado Los Pozos. Fue publicada en el año 1866.

En este pueblo habita un hombre llamado Don Pedro Moscoco, fornido y de aproximadamente 30 años de edad, este hombre era mejor conocido como el Márquez de Ulloa.


Es una novela que retrata la vida rural gallega en el siglo XIX, donde la autora, teje una narrativa que explora las tensiones entre la modernidad y la tradición, y la moral y la religión frente a los instintos humanos.

A continuación repasamos los personajes, el resumen, final, argumento, análisis…

Personajes de Los Pazos de Ulloa

Todos los personajes, incluyendo los principales y secundarios:

  • Julián Álvarez

Párroco recién graduado del seminario que es asignado al poblado de Los Pozos para enderezar este pueblo y a sus gobernantes. Su actitud es de educación y raya en el amaneramiento, aunque ama en silencio a Marcelina, la futura esposa del Marqués. Es la viva representación de un hombre sumamente devoto, bueno y extremadamente sereno. Aunque los acontecimientos de Los Pozos lo han marcado para siempre.

  • Don Pedro Moscoso

Es básicamente el dueño de este poblado y por ende el personaje central de esta obra literaria. Su título nobiliario no existe, pero él se autoproclamó Márquez, es un hombre sumamente rudo y estoico, logra tener un hijo con Isabel al cual los dos abandonan a su suerte convirtiéndose en casi un animal. Es la representación en esta obra de los problemas sociales, es mal ducado, maltratador de las mujeres y logra disponer de los habitantes del pueblo como si fuesen sus propios esclavos. Lógicamente, el ambiente rural lo ha embrutecido hasta la medula.

  • Primitivo

Es al criado fiel del Márques y definitivamente la mano invisible que maneja este pueblo desde las sombras. Es el padre de Isabel, abuelo de Perucho y dueño del lugar, es el primer ladrón del dinero de su amo. Es la representación de la oscuridad, del mal carácter, es sumamente astuto y analfabeta, pero esto lo contrarrestan sus enormes ansias de ambición desmedida. Sumamente frío y calculador, además sus palabras logran una influencia casi mágica en Don Pedro.

  • Isabel

Hija de Primitivo y la madre del joven y desdichado Perucho. Es la amante del Márquez y la que recibe grandes maltratos físicos por parte de este. Aunque es mujer de cuidado y calculadora y ambiciosa, al igual que su padre, la intención de ella es heredar el pueblo y la fortuna de Don Pedro.

  • Perucho

Es el hijo ilegítimo concebido entre el Márquez e Isabel. También es nieto de Primitivo, es un niño como cualquier otro, pero siempre ha estado sucio y es hacedor de las cosas que él quiere, anda por el mundo sin rumbo, es ladrón y como sabemos apenas ha logrado recibir una pizca de educación. Obviamente, es dulce al igual que todos los niños, aunque está corrompido por el ambiente que le rodea.

  • Nucha

Llamada Marcelina es una dama de la alta alcurnia hija del señor de La Lage. Es la que logra desposar de manera efectiva a Don Pedro. Representa a la fe y es tranquila y muy sumisa. Tiene un gran apoyo en Julián el Párroco el pueblo. Es la que logra darle una hija a Don Pedro. Y gracias a las actitudes del Márquez hacia este nacimiento ella enferma y muere.

  • Sabel

Hija ilegítima de Don Pedro, es una mujer sensual, rebelde y de carácter fuerte. Trabaja como criada en la casa y su relación con los demás personajes es complicada debido a su estatus social y su comportamiento desafiante.

Personajes Secundarios:

  • Tío Trampeta

Un campesino pícaro y malicioso que se aprovecha de las debilidades de Don Pedro.

  • El Abuelo

Padre de Don Pedro y figura patriarcal en los Pazos, su presencia es símbolo de la decadencia y la ruina familiar.

  • Olegario

Hijo de Primitivo y pretendiente de Sabel, su relación con ella es turbulenta y llena de altibajos.

Resumen de Los Pazos de Ulloa

Narra la vida de un joven recién egresado para ser sacerdote, llamado Julián Álvarez, quien sería enviado como capellán al poblado de Los Pazos, como parte de su nueva profesión.

En este pueblo gobernaba Don Pedro Moscoso, un hombre de aproximadamente 30 años, que por ley era conocido como el marqués de Ulloa. En Los Pazos, a causa de la mala gobernación del Márquez de Ulloa, reinaba el desorden y abandono, empezando por los que integraban el gobierno de Los Pazos, solían robar los impuestos de las personas del pueblo y nadie los reprendía por tal acto, ya que estos siempre están a las orden de lo que el marqués dijera, ellos también eran cómplices de las fechorías que hacia el marqués. Cuando ellos se enteran de que un sacerdote será enviado al pueblo, su reacción no es muy agradable, ya que no ve con buenos ojos la llegada de Julián el sacerdote.

Entre tantas artimañas de parte de Don Pedro, su vida amorosa también está de cabeza al igual que su gobierno ya que sostiene una relación con una joven llamada Isabel, quien esta siempre al servicio de cualquier hombre que necesite de su compañía, dicha relación no es muy agradable para ambos, ellos están juntos bajo un contrato de palabra por parte del padre de Isabel. De este amor ilícito nació un niño llamado Perucho, quien de pequeño tuvo la ausencia de sus padres, el creció solo y abandonado, por ello nunca tuvo a alguien que le enseñara como debía comportarse, ni que era lo bueno o lo mejor para el, Perucho era un niño salvaje y sucio.

Con la llegada de Julián al pueblo, él se entera de todo el desorden que existe en ese lugar, él, con un pensamiento más integro intenta reparar todas aquellas cosas que están a su alcance para que todo marche de la mejor manera. Comienza interviniendo en la vida de Don Pedro, él le dice que tiene que dejar atrás todas esa vida llena de saqueos y libertinaje, le dice también que tiene que fijarse en una mujer que fuera digna y que después de enamorarla la hiciera su esposa. El marqués, hace caso a los consejos del sacerdote y finalmente se enamora de una joven hermosa llamada Marcelina, llamada cariñosamente como Nucha, virtuosa joven, quien además era prima del marqués. Don Pedro siente que todo marcha bien al contraer matrimonio con Nucha, al poco tiempo de casados ella queda embarazada y da a luz una pequeña niña. Al nacimiento de la niña Don Pedro se frustra, al esperar que fuera un niño heredero varón y no una niña. Esta situación impulsó a don Pedro a volver a su antigua relación con Isabel. Esta conducta de parte del Marqués atormenta y deprime a Nucha, ya que el amor por él era inmenso, tanto fue su dolor que finalmente murió de angustia y aflicción.

Resumen corto breve

Julián Álvarez, un joven y educado sacerdote, llega a los Pazos de Ulloa para ayudar a la familia a ordenar sus asuntos morales y financieros. Conoce al marqués de Ulloa, Don Pedro, y a su hija Sabel. La convivencia con ellos lo sumerge en un mundo de contrastes entre la nobleza decadente y los campesinos.

Julián se esfuerza por aplicar sus ideales en un entorno donde imperan la superstición y la violencia. Sus intentos de influir en Don Pedro y Sabel resultan infructuosos, y se siente cada vez más atrapado en una espiral de sufrimiento y desesperación.

Las tensiones en la casa aumentan cuando Don Pedro se casa con Nucha, una mujer de la alta sociedad, con la esperanza de mejorar su situación financiera. Sin embargo, la relación entre Nucha y Sabel es tormentosa, y la llegada de Nucha solo sirve para agravar los problemas en la casa.

La novela culmina con una serie de eventos trágicos: la muerte de un personaje principal, el fracaso de Julián en sus intentos de mejorar la vida en los Pazos, y la huida de Sabel. La historia concluye con una sensación de derrota y desesperanza.

Los pazos de Ulloa el Final

El final está marcado por una serie de eventos trágicos y desesperanzadores que reflejan el fracaso de los intentos de Julián Álvarez por mejorar la vida en los Pazos y la incompatibilidad entre los ideales modernos y la sociedad rural tradicionalista.

En los últimos capítulos, Don Pedro es asesinado por Tío Trampeta, quien luego se suicida. Esta cadena de eventos violentos evidencia la escalada de conflictos y tensiones entre los personajes y la imposibilidad de encontrar una solución pacífica a sus problemas.

Julián, abrumado por la desesperanza y el fracaso en sus intentos de cambiar la realidad en los Pazos, abandona su sacerdocio y se marcha, dejando atrás a Nucha y a su hijo, quien resulta ser en realidad hijo de Sabel y Don Pedro. Esto último simboliza la incapacidad de Julián para vencer los instintos humanos y la persistencia de las costumbres tradicionales, a pesar de sus esfuerzos.

Sabel, por su parte, huye de los Pazos para evitar ser arrestada por el asesinato de Don Pedro y escapa de un destino de miseria y deshonra. La huida de Sabel representa su deseo de liberarse de las restricciones impuestas por la sociedad y su búsqueda de una vida mejor.

En conclusión, el final es trágico y desesperanzador, subrayando la dificultad de superar las barreras culturales y sociales en la España rural del siglo XIX. La novela concluye sin una resolución clara para los personajes, dejando al lector con una sensación de melancolía y reflexión sobre los conflictos y tensiones entre la modernidad y la tradición, y las luchas humanas en un mundo en constante cambio.

Argumento de Los pazos de Ulloa

Los Pazos de Ulloa es una novela de Emilia Pardo Bazán que narra la historia del joven sacerdote Julián Álvarez, enviado a la casa rural de los Pazos de Ulloa en Galicia para ayudar a la familia a poner en orden sus asuntos.

Allí, se enfrenta a las tensiones y conflictos entre la mentalidad moderna y la sociedad rural tradicionalista, mientras intenta lidiar con los problemas y secretos de los habitantes de los Pazos, incluido el marqués Don Pedro y su hija ilegítima Sabel.

La novela explora temas como la decadencia de la nobleza, la lucha entre el progreso y la tradición, y la moral y la religión frente a los instintos humanos.

Análisis de Los pazos de Ulloa

Novela importante en la literatura española del siglo XIX por su enfoque realista y por abordar temas sociales y culturales de la época.

  • Realismo

La novela es un ejemplo de realismo literario, ya que presenta una descripción detallada y objetiva de la vida rural en Galicia durante el siglo XIX. Pardo Bazán utiliza un lenguaje preciso y un estilo descriptivo para representar las costumbres, creencias, paisajes y personajes de la época.

  • Decadencia de la nobleza

La novela refleja la decadencia de la nobleza rural en el personaje de Don Pedro, el marqués de Ulloa. Su comportamiento rudo, despreocupado y violento muestra la degeneración moral y material de la aristocracia terrateniente en contraste con la emergente burguesía.

  • Modernidad vs. tradición

La historia presenta un conflicto entre la mentalidad moderna y liberal, representada por Julián Álvarez, y la sociedad rural tradicionalista. Julián se enfrenta a las tensiones y dificultades que surgen al intentar aplicar sus ideales en un entorno dominado por la superstición, la violencia y la resistencia al cambio.

  • Moral y religión frente a los instintos humanos

A lo largo de la novela, se exploran los límites de la moral y la religión frente a los instintos humanos y las costumbres arraigadas. A pesar de sus esfuerzos, Julián no logra cambiar la realidad en los Pazos y se ve atrapado en sus propios conflictos internos.

  • La opresión de las mujeres

La novela aborda la situación de las mujeres en la sociedad de la época, especialmente en el personaje de Sabel. Su vida está marcada por la discriminación, la marginación y la falta de oportunidades debido a su género y condición social.

  • La narrativa y el estilo

Emilia Pardo Bazán utiliza un estilo descriptivo y detallado para sumergir al lector en el mundo de los personajes y el ambiente rural gallego. La novela presenta una narrativa compleja y un ritmo que combina la tensión dramática con momentos de introspección y reflexión.

Obra que analiza y critica la vida rural gallega, mostrando cómo las tensiones y conflictos culturales pueden afectar a las personas atrapadas en medio de estos cambios. La novela es valiosa por su enfoque realista, su exploración de temas sociales y culturales, y su representación de personajes y situaciones que aún resuenan en la actualidad.

Comentario de texto

Los Pazos de Ulloa es una narración intensa y emotiva que ofrece una ventana a la vida rural gallega del siglo XIX y a las tensiones entre la tradición y el progreso. La obra destaca por su descripción detallada de los personajes y su evolución a lo largo de la trama, permitiendo al lector experimentar la atmósfera y las emociones de la época.

¿Te ha sido útil el resumen?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Puntuación media 3.3 / 5. Recuento de votos: 100

¡Hasta ahora no hay votos! Sé el primero en puntuar

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo puedo mejorar este contenido?

Deja un comentario