El retrato de Dorian Gray 【resumen y personajes】

3
(2)

El Retrato de Dorian Gray es una novela filosófica escrita por el famoso autor irlandés Oscar Wilde en el año 1890.

Inicialmente publicada como un cuento en la revista
Lippincott’s Monthly Magazine, posteriormente fue reeditada por el autor para convertirse en novela.


El Retrato de Dorian Gray es considerado un clásico moderno y se engloba dentro del género de terror.

Contenido

Personajes de El Retrato de Dorian Gray

El propio autor confesó que todos los personajes de la novela son, de algún modo, reflejos de su propia personalidad.

Dorian Gray: joven cautivador y objetivamente atractivo que se deja llevar por el hedonismo, forma de vida que aprende de Lord Henry y que le lleva a satisfacer todos sus deseos y placeres, sin importar la moralidad de estos.

Basil Hallward: pintor encaprichado con la belleza de Dorian Gray. Aunque no es mencionado, no cabe duda de que Basil está enamorado del protagonista.

Lord Henry Wotton: noble, amigo de Basil Hallward. Conoce a Dorian Gray gracias al retrato de este. Es el encargado de corromper la visión de Dorian y quien lo introduce en el pecado y en la importancia de mantenerse joven.

Sibyl Vane: actriz, de clase baja, prometida de Dorian. El protagonista se obsesiona con ella tras verla actuar y le pide matrimonio.

James Vane: hermano de Sibyl Vane. Promete vengar la muerte de Sibyl y asesinar a Dorian Gray por considerarlo el culpable de su suicidio.

Alan Campbell: científico y amigo de Dorian. El protagonista le pide ayuda para librarse del cuerpo de Basil, a quien había asesinado en su ático. Este accede bajo amenaza.

Margaret Devereux: madre de Dorian Gray, muere tras nacer este, una mujer hermosa y extraordinaria, querida y pretendida por todos.

Resumen de El Retrato de Dorian Gray

La novela comienza con un diálogo entre Basil Hallward y Lord Henry. El pintor ha finalizado el retrato de un joven de extremada belleza. Esta es su mejor obra de todas y así se lo hace saber su buen amigo Lord Henry.

El noble insiste para conocer la identidad del chico, pero Basil no cede ante sus presiones, ya que asegura que él es su fuente de inspiración. Finalmente, se le escapa su nombre: Dorian Gray.

Poco después aparece Dorian en el estudio y el pintor ya no tiene más remedio que presentarlos. El pícaro noble se percata de la ingenuidad e inocencia de Dorian y se aprovecha de ello. Su monólogo sobre el hedonismo deja al joven completamente trastocado.

Le explica que la juventud es su bien más preciado, pero que es algo efímero, una cualidad que no dura para siempre. Por ello, cuando el cuadro está terminado, Dorian solo puede sentir dolor:

«-¡Qué triste resulta! -murmuró Dorian Gray, los ojos todavía fijos en el retrato-. Me haré viejo, horrible, espantoso. Pero este cuadro siempre será joven. Nunca dejará atrás este día de junio… ¡Si fuese al revés! ¡Si yo me conservase siempre joven y el retrato envejeciera! Daría…, ¡daría cualquier cosa por eso! ¡Daría el alma!».

A la mañana siguiente, Lord Henry visita a su tío, Lord Fermor, con la intención de obtener información acerca de su nuevo conocido, Dorian Gray. Es entonces cuando se descubre el pasado del joven y su trágica infancia: su madre, casada con un hombre sin dinero y asesinado poco después por el padre de ella, muere tras dar a luz a Dorian. El huérfano fue criado sin amor por su abuelo.

En una cena con la élite de Londres, Lord Henry comparte sus ideas hedonistas. Dorian Gray queda completamente embelesado por ellas.

Un mes después, Dorian se enamora de una actriz, Sibyl Vane. Su madre desconfía del compromiso ya que Sibyl quiere abandonar su carrera teatral para entregarse al amor de su «príncipe azul». Su hermano, James Vane, antes de marchar a Australia promete que si algún día Dorian le hace daño, lo matará.

La noche en la que Sibyl interpreta a Julieta, Dorian, Basil y Lord Henry acuden al teatro. Para asombro de los tres, la actuación de Sibyl es pésima. Al acabar la función, Dorian va a verla y ella le confiesa que su actuación ha sido mala porque el amor que siente por él es mayor que su amor por el teatro. Entonces, él rompe el compromiso de manera brusca y desalmada, ya que no se había enamorado de ella, sino de su forma de actuar.

Al regresar a casa descubre que la mueca de su boca en el retrato había cambiado y ahora luce una expresión cruel.

A la mañana siguiente y ante la vergüenza que siente por la brutalidad de sus actos, Dorian confiesa a Lord Henry que va a hacer lo correcto y va a casarse con Sibyl. Su amigo le comunica la noticia: la actriz se había suicidado.

Dorian observa el dramatismo del hecho y entiende que ya no hay nada que pueda hacer por lo que no expresa tristeza. Además, decide que de ahora en adelante se entregaría a una vida de pecados y pasión infinita y conservaría su juventud para toda la eternidad. Sería su propio retrato el que cargaría con el peso de la vergüenza de sus actos y no él.

A la mañana siguiente, Basil acude a casa de Dorian para darle el pésame, pero el joven no parece muy consternado. Le pide que haga un cuadro de Sibyl, a lo que el pintor accede siempre y cuando Dorian vaya al estudio para posar. Dorian se niega en rotundo: nunca más posará para él.

Basil, sorprendido, le pregunta si es que no está satisfecho con su retrato y le pide verlo. Dorian le asegura que, si retira el biombo que lo tapa, nunca más volverá a hablarle. Ante el miedo de que alguien pueda llegar a ver el cuadro, Dorian lo esconde en el ático.

Más tarde recibe un libro de Lord Henry en el que se habla de los pecados del mundo, enmascarados como algo bello y fascinante. El descubrimiento de esta lectura hace que la personalidad de Dorian cambie para siempre. Durante años vivirá influenciado por esa obra.

Años después, Dorian es sorprendido por Basil, quien le anuncia que se marcha a París. Le explica que ha escuchado los rumores que se dicen de él y le pide que los niegue. Dorian no lo hace. Basil, horrorizado, pide ver su alma, aunque sabe que eso solo lo puede hacer Dios. Entonces, Dorian, burlón, le dice que esa misma noche podrá contemplar su alma y lo acompaña al ático.

El retrato se encontraba completamente cambiado, mostraba un rostro repugnante y espantoso. Motivado por el odio que infundía el cuadro, Dorian toma un cuchillo y asesina a Basil.

A la mañana siguiente hace llamar a un antiguo amigo, Alan Campbell, un científico al que le pide deshacerse del cadáver y lo amenaza con contar un oscuro secreto si se niega. Cuando acompaña a Alan Campbell al ático, ve que el cuadro ha cambiado: una de las manos gotea sangre. El trabajo se concluye y Dorian marcha a una cena.

Dorian pasa toda la velada bebiendo vasos de champán y no come nada. Lord Henry empieza a sospechar de que algo pasa con su amigo. Cuando Dorian vuelve a casa, quema las pertenencias de Basil y se marcha a los bares de opio.

En la calle es interceptado por James Vane que ha vuelto para matarlo. Dorian se libra al preguntarle cómo es posible que fuese el mismo hombre del que había estado enamorado Sibyl hace dieciocho años si aparentaba veinte años.

Lo deja marchar, pero una mujer le asegura que ese hombre era Dorian Gray, solo que no había envejecido en absoluto. Cuando quiere volver a por Dorian este ya había desaparecido.

El terror a que James Vane lo encuentre y lo mate hace que Dorian se retire a su casa de campo con unos invitados. Durante una mañana de cacería, Sir Geoffrey ve una liebre en un matorral y, a pesar de que Dorian intenta evitarlo, dispara. Se oyen dos gritos. Sir Geoffrey había disparado por error a James Vane.

Tras este momento de su vida, Dorian Gray decide cambiar, le asegura a Lord Henry que a partir de ahora será bueno y enmendará todas sus malas obras. Este le pregunta por la desaparición de Basil y si cree que ha sido un asesinato. Dorian le deja caer que él fue el causante de su muerte, pero Lord Henry no lo cree.

Cuando su amigo se marcha, Dorian visita el cuadro y descubre que la mancha de sangre es todavía más grande y el rostro es espantoso. Entonces, toma el cuchillo con el que había asesinado a Basil y apuñala el cuadro. Acto seguido se oye un estruendo, la policía acude al lugar y, al llegar al ático, solo encuentran un perfecto retrato de Dorian Gray, con su belleza y juventud intacta y, en el suelo, desplomado, un cadáver feo y putrefacto al que solo consiguieron identificar como Dorian por los anillos de su mano.

¿Te ha sido útil el resumen?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Puntuación media 3 / 5. Recuento de votos: 2

¡Hasta ahora no hay votos! Sé el primero en puntuar

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo puedo mejorar este contenido?

Deja un comentario