Cantar de Mio Cid 【resumen y personajes】

4.5
(101)

El Cantar del Mio Cid es un cantar de gesta anónimo, compuesto por 3735 versos. Es la primera obra poética de larga extensión de nuestra literatura.

Los hechos narrados en él, transcurren, durante la reconquista española donde los reinos cristianos del norte ganaban terreno al sur musulman, en la época de finales del siglo XI, entre los años 1043 y 1099. .

La obra relata las hazañas heroicas llevadas a cabo por el caballero Rodrigo Díaz de Vivar, mejor conocido como el Cid Campeador.


Este cantar épico es anónimo pero el manuscrito que ha llegado hasta nuestros días está firmado por Per Abbat y data del año 1207. Se estima que fue escrito de finales siglo XII a principios del XIII.

Personajes de El Cantar del Mio Cid

Aunque el cantar está basado en personajes reales, no deja de ser literatura, es decir, no es una crónica exacta de los hechos.

El Cid: héroe y protagonista del poema épico. Este personaje está basado en Rodrigo Díaz de Vivar, un infanzón que existió en la vida real (1043-1099).

Alfonso VI: rey de Castilla. Destierra al Cid quien intentará recobrar su honra llevando a cabo grandes hazañas en nombre de su rey.

Doña Jimena: esposa del Cid y madre de sus hijas. Encarna la virtuosidad femenina.

Hijas del Cid: doña Elvira y doña Sol, son casadas con los infantes de Carrión.

Infantes de Carrión: personajes ficticios que deshonran a las hijas del Cid. Apenas hay psicología diferenciadora de cada uno de los infantes, son como siameses.

García Ordoñez: noble envidioso del Cid que provoca su destierro.

Minaya Álvar Fáñez, Pedro Bermúdez, Martín Antolínez: algunos de los hombres del Cid que lo acompañan en el destierro.

Principales y secundarios

A continuación señalamos cuales son los personajes principales y secundarios de El cantar del mio Cid así como sus características.

Principales

  • Rodrigo Díaz de Vivar, el Cid

Es el protagonista de la obra, un valiente caballero que ha sido desterrado injustamente por el rey Alfonso VI. Es un guerrero hábil y astuto, leal a su rey y a su patria, y un modelo de virtud y honor. A lo largo de la obra, el Cid lucha contra sus enemigos y demuestra su valor y su habilidad militar.

  • Jimena, la esposa del Cid

Es la esposa del Cid y una figura importante en la obra. Es una mujer fuerte y decidida, que apoya a su marido en su destierro y en sus aventuras.

  • Alfonso VI, el rey de Castilla

Es el rey de Castilla y el principal antagonista del Cid en la obra. Es un rey astuto y ambicioso, que se deja engañar por los enemigos del Cid y lo destierra injustamente. Sin embargo, después de que el Cid demuestra su lealtad y su habilidad militar, el rey lo perdona y lo reconcilia.

Secundarios

  • Elvira y Sol, las hijas del Cid

Son las hijas del Cid y figuras secundarias importantes en la obra. Son prometidas a los infantes de Carrión, pero sufren un maltrato por parte de ellos.

  • Los infantes de Carrión

Son los villanos de la obra, sobrinos del rey Alfonso VI y prometidos a las hijas del Cid. Son cobardes, traicioneros y maltratan a las hijas del Cid, lo que lleva a una venganza por parte del Cid.

  • Martín Antolínez, Álvar Fáñez y otros vasallos del Cid

Son los compañeros del Cid en sus aventuras, fieles y leales a su señor. A menudo, ayudan al Cid en sus batallas y lo apoyan en sus decisiones.

Resumen de El Cantar del Mio Cid

Tradicionalmente ha sido dividido en tres partes, aunque hay autores que defienden una división bipartita. Así, habría una primera parte que incluiría el destierro y las bodas, donde los hechos bélicos y las hazañas heroicas cobran mayor protagonismo y en la que se presenta al Cid como una figura muy preocupada por no perder su honra, lo cual se convertirá en su late motiv. Los últimos versos consistirían en una parte mucho más íntima, más familiar del Cid.

Cantar del destierro — el poema comienza in medias res, ya que falta la primera página del manuscrito de Per Abbat. De esta manera, empieza directamente con el destierro del Cid, quien cuenta con nueve días para abandonar Castilla.

Son muchos los hombres que siguen al Cid en su destierro, entre ellos Minaya Álvar Fáñez, primo hermano del caballero. Se dirigen a Burgos. El Cid abandona Vivar con lágrimas en los ojos, un claro ejemplo de humanización del héroe épico, algo totalmente innovador.

Si atendemos a la historia, el Cid formaba parte de la nobleza burgalesa, altamente enemistada con la nobleza castellana a la que pertenecía García Ordoñez. El favoritismo del rey Alfonso VI por el Cid hizo que García Ordoñez comenzase a hablar mal de él, lo que ocasionó su destierro.

Cuando llegan a Burgos nadie los hospeda. Una niña le informa de que el rey ha ordenado que nadie los ayude si no quieren enemistarse con él.

El Cid y sus hombres deciden acampar a las afueras de la ciudad. Martín Antolínez se salta la advertencia del rey y decide proveerlos de bienes, ya que nadie más iba a hacerlo.

Ambos elaboran un plan para conseguir dinero: construyen dos arcas que llenan de arena y se las entregan a los judíos Raquel y Vidas para que las guarden. Estos, creyendo que las arcas están repletas de oro, le entregan al Cid seiscientos marcos y prometen guardarlas durante todo un año. Además, les hacen jurar que no las abrirán, ya que entonces no recibirían beneficio alguno por parte del Campeador.

Una vez con dinero, el Cid se dirige a Cardeña para despedirse de su esposa e hijas. El Cid promete volver y casarlas honradamente y, posteriormente, junto con un centenar de castellanos que habían llegado hasta Cardeña para acompañar al héroe, continúan su salida de Castilla.

En la última noche del Cid en Castilla se le aparece el arcángel San Gabriel, y le asegura que Dios lo protege. Justo antes de abandonar el reino, el Cid pudo contar hasta trescientas lanzas.

El héroe ordena acampar de día y cabalgar de noche para no ser descubiertos. Establecen un plan de campaña: el Cid y cien hombres atacarían Castejón y Minaya con doscientos hombres arremetería en vanguardia contra Hita, Guadalajara y Alcalá.

La conquista de Castejón hace ganar al Cid un rico botín. Tras la victoria también de Álvar Fánez, el héroe le ofrece una quinta parte de las ganancias, pero este se niega.

Con la intención de no enemistarse con el rey Alfonso, decide repartir el botín entre sus hombres y devolver el castillo a los moros en vez de destruirlo. Abandona Castejón.

Entonces, marcha a Zaragoza, tierras dependientes del rey moro de Valencia. La llegada del Cid a Alcocer hace que aumente el temor ya que las historias del héroe se habían extendido por todas partes.

El Cid toma Alcocer gracias a un asedio de tres días y planta su enseña allí. El botín conseguido es inmenso, por lo que el Cid decide hacerle un regalo a Alfonso VI. Álvar Fáñez entrega el regalo y con este consigue que lo perdone a él, pero no a su amo. A pesar de ello, anuncia que de ahora en adelante cualquiera podría unirse al Campeador en sus hazañas sin recibir castigo alguno.

Las riquezas del Cid van en aumento: se asienta sobre Monreal y hace pagar tributo a todas las ciudades y villas cercanas. Esto llega a oídos del conde de Barcelona que lo toma como una terrible ofensa y decide enfrentarse a él. El Cid trata de calmarlo por medio de cartas, pero el conde no se da por satisfecho.

De esta manera, se enzarzan en una batalla de la que el Cid sale vencedor. Apresa al conde de Barcelona y se hace con su espada Colada, bastante valiosa. Finalmente pone en libertad al conde y se marcha receloso. El cantar primero finaliza con el Cid apreciando la gran riqueza que ha acumulado.

Cantar de las bodas de las hijas de Cid — comienza con la decisión de los moros valencianos de cercar al Cid en Murviedro. El héroe reúne a sus tropas y les hace huir a Valencia. El plan de batalla elaborado por Minaya da sus frutos y conquistan la ciudad, tras un brutal asedio de diez meses.

Con esto, el Cid coloca su enseña en el alcázar de Valencia: había conquistado toda la región en menos de tres años. Gracias a su posición, el Cid pide al rey sacar a sus hijas y esposa de Castilla. El rey accede.

Esto no satisface a García Ordoñez, quien ve que el Cid está recuperando el favor del rey y presenta a los infantes de Carrión al monarca, quienes deseaban casarse con las hijas del Cid.

Tras la llegada de las mujeres a Valencia, el Campeador descubre que el rey Yusuf de Marruecos ha mandado tropas para recuperar la ciudad. De los cincuenta mil moros enviados solo sobreviven un centenar y el inmenso botín es enviado en su totalidad al rey Alfonso VI.

Los mensajeros son bien recibidos y vuelven a Valencia con increíbles noticias: el rey perdona al Campeador. Además, le comunica la intención de los infantes de Carrión de casarse con doña Elvira y doña Sol. Algo que no sabía es que los infantes habían tramado un malvado plan con el conde García Ordoñez.

Pasan tres semanas y se produce el primer encuentro entre el rey y el Cid a las orillas del Tajo. El Cid se muestra emocionado. A su vuelta a Valencia, el Campeador anuncia el casamiento a sus hijas, al que había accedido a regañadientes por no llevar la contraria al monarca.

Las bodas duran quince días y los infantes de Carrión se instalan en Valencia durante los dos siguientes años.

Cantar de la afrenta de Corpes — comienza con una de las escenas más conocidas del cantar: el león del Cid escapa de su jaula y todos sus hombres se preparan para proteger a su señor, mientras que los infantes de Carrión se esconden. Esto genera las burlas y mofas de toda Valencia contra los infantes y estos quedan resentidos.

La ridiculización de los infantes continúa y estos deciden abandonar Valencia y volver a Carrión. Toman con ellos a sus esposas y el Cid los despide. Antes de ello, les entrega un rico ajuar, vestidos, caballos y sus espadas, Colada y Tizona.

En el camino, los infantes piden al resto de la campaña que se adelanten, ya que desean pasar tiempo a solas con sus esposas. A la altura del poblado de Corpes, los infantes atan a dos árboles a las mujeres y las despojan de sus vestiduras para azotarlas y maltratarlas. Las abandonan allí dándolas por muertas.

El Cid envía a Félez Muñoz, primo de las hijas, para comprobar que no hay ningún problema y las encuentra en unas condiciones terribles. Las noticias alcanzan al rey y al Cid, quien manda a doscientos hombres a por ellas para regresarlas a Valencia.

Entonces promete que no serán deshonradas y que encontrarán un mejor casamiento. El Cid manda un mensaje al rey para que se haga justicia y Alfonso VI decide convocar las cortes a la que debían acudir los infantes.

Finalmente, las espadas y el ajuar son devueltos al Cid y para poder restaurar el honor de las muchachas, el Cid los reta en duelo en un plazo de tres semanas en Carrión.

Muchas personas se reúnen en Carrión para ver los retos y, finalmente, salen vencedores los hombres del Cid. Regresan todos a Valencia donde se producen los segundos casamientos de las hijas, en esta ocasión con los príncipes de Navarra y de Aragón. Esto convierte al Cid en pariente cercano de los reyes de España y así finaliza este cantar de gesta.

Resumen corto

El Cantar de Mio Cid es un poema épico que narra las aventuras del caballero castellano Rodrigo Díaz de Vivar, conocido como el Cid. El poema se divide en tres cantares:

  • El primer cantar describe el destierro del Cid de la corte del rey Alfonso VI y su partida hacia tierras musulmanas con su ejército. Allí, el Cid conquista varias ciudades y fortalezas, y demuestra su valentía y habilidad militar. Finalmente, logra reconciliarse con el rey y recuperar su honor.
  • El segundo cantar relata las hazañas del Cid en Valencia, que conquista y gobierna con justicia y sabiduría. En este cantar, el Cid enfrenta a un enemigo poderoso, el rey de Marruecos, y logra vencerlo en una batalla épica.
  • El tercer cantar narra la partida del Cid hacia Castilla, donde se enfrenta a enemigos y demuestra su astucia y habilidad política. Finalmente, logra reconciliarse con el rey y recuperar su posición social.

El poema refleja la sociedad y la cultura de la España medieval, con su énfasis en el honor, la lealtad, la religión y la política. A lo largo de la obra, el Cid es retratado como un héroe honorable y valiente, pero también como un hombre astuto y pragmático, capaz de utilizar la diplomacia y la guerra para lograr sus objetivos.

Resumen por cantares de El cantar del mio Cid

Primer cantar: El destierro

El Cid es acusado injustamente de robo y se le destierra del reino de Castilla por el rey Alfonso VI. El Cid se despide de su esposa Jimena y sus hijas y parte con sus fieles vasallos. Durante su destierro, El Cid lucha contra los moros y gana varias batallas, ganando así riquezas y seguidores leales.

El primer cantar del Cantar de Mio Cid comienza con el destierro del Cid por el rey Alfonso VI de Castilla. El Cid es acusado injustamente de haberse quedado con el tributo que le pertenecía al rey y, por esta razón, es desterrado de su patria junto con su familia y seguidores.

El Cid se despide de su esposa Jimena y sus hijas y parte hacia el exilio, llevando consigo su espada Colada y su caballo Babieca. Durante su destierro, el Cid lucha contra los musulmanes en varias batallas y conquista las ciudades de Castejón y Alcocer, ganando así riquezas y seguidores leales que se unen a su ejército.

Mientras tanto, el rey Alfonso VI comienza a lamentar su decisión de desterrar al Cid, ya que se da cuenta de que ha perdido a un gran guerrero y líder militar. Alfonso VI intenta reconciliarse con el Cid y envía a sus emisarios para que le ofrezcan el perdón y la restitución de sus tierras. Sin embargo, el Cid no confía en el rey y les dice a sus emisarios que necesita tiempo para pensar en la oferta.

Mientras tanto, el Cid se dirige a Valencia, una ciudad musulmana, que toma por asalto y conquista. Allí, se establece como el señor de Valencia y comienza a gobernar con sabiduría y justicia. El Cid también hace planes para casar a sus hijas con los infantes de Carrión, quienes son dos nobles castellanos.

El primer cantar termina con la boda de las hijas del Cid con los infantes de Carrión en Valencia. Sin embargo, la felicidad de la boda se ve empañada cuando los infantes de Carrión maltratan a las hijas del Cid, humillándolas públicamente en un acto de cobardía. Esto lleva a una disputa judicial entre el Cid y los infantes, que se resolverá en el segundo cantar del poema.

Segundo cantar: Las bodas de las hijas del Cid

El Cid decide buscar un buen matrimonio para sus hijas. Envía a ellas y a su hermana a Valencia para que se casen con los infantes de Carrión. Sin embargo, los infantes son cobardes y maltratan a las hijas del Cid. En un duelo judicial, los infantes son desafiados y vencidos por los vasallos del Cid.

El segundo cantar del Cantar de Mio Cid comienza con el Cid enfrentándose a los infantes de Carrión en un juicio ante el rey Alfonso VI. El Cid acusa a los infantes de haber maltratado a sus hijas y de haber actuado con cobardía. Los infantes, por su parte, intentan justificar su comportamiento, pero la corte real decide que el Cid tiene razón y los infantes son humillados públicamente.

Después de la derrota en el juicio, los infantes deciden vengarse del Cid y de su familia. Para ello, convencen a las hijas del Cid para que les acompañen en una cacería. Durante la cacería, los infantes golpean y abandonan a las hijas del Cid en el bosque. Las hijas del Cid son rescatadas por unos caballeros y llevadas de regreso a Valencia.

El Cid se siente profundamente humillado por la afrenta a sus hijas y decide buscar venganza. Para ello, reta a los infantes de Carrión a un duelo en el que se decidirá la verdad. Los infantes aceptan el desafío, pero durante el duelo son derrotados por los caballeros del Cid.

Después de la victoria en el duelo, el Cid recupera su honor y la dignidad de su familia. Los infantes de Carrión son humillados públicamente y despojados de sus títulos y riquezas. Las hijas del Cid son casadas con dos nobles más dignos y el Cid se reconcilia con el rey Alfonso VI antes de morir.

En resumen, el segundo cantar del Cantar de Mio Cid muestra la venganza del Cid por la afrenta a sus hijas y su triunfo sobre los infantes de Carrión. También refleja la importancia del honor y la reputación en la sociedad medieval española, así como la lucha por la justicia y la dignidad.

Tercer cantar: La venganza del Cid

El Cid pide al rey Alfonso VI que haga justicia por la afrenta a sus hijas, pero el rey no actúa. Entonces, El Cid toma venganza por su cuenta y desafía a los infantes a un duelo. El Cid vence a los infantes y les quita todo lo que les había dado, incluyendo sus títulos y riquezas. Las hijas del Cid se casan con nobles más dignos y el Cid se reconcilia con el rey Alfonso VI antes de morir.

El tercer cantar del Cantar de Mio Cid comienza con la partida del Cid hacia tierras de los musulmanes para obtener más riquezas y ampliar su poder. El Cid conquista varias ciudades y fortalezas, como Alcocer, Medinaceli y Sigüenza.

Mientras tanto, en Valencia, el Cid recibe la visita de dos caballeros cristianos, Martín Antolínez y Álvar Fáñez. Los caballeros informan al Cid que el rey moro de Marruecos ha llegado con un gran ejército para conquistar Valencia. El Cid y sus hombres se preparan para la guerra, fortificando la ciudad y esperando la llegada del enemigo.

La batalla es dura y sangrienta, pero el Cid y sus hombres logran derrotar al ejército marroquí gracias a su astucia y valentía. En la batalla, el Cid toma prisioneros a muchos de los soldados enemigos, incluyendo al sobrino del rey de Marruecos, pero decide liberarlos a cambio de un gran rescate en oro y plata.

Después de la victoria, el Cid regresa a Valencia y celebra su triunfo con grandes festividades y banquetes. Sin embargo, pronto recibe la noticia de que el rey Alfonso VI ha fallecido y que la situación política en Castilla es caótica. El Cid se da cuenta de que su poder e influencia podrían ser útiles en Castilla y decide partir hacia allí con su ejército.

El tercer cantar termina con el Cid llegando a Burgos, donde se reúne con los nobles y caballeros de Castilla. El Cid se encuentra con algunos enemigos, como el conde García Ordóñez, pero también cuenta con el apoyo de muchos de sus antiguos amigos y aliados. El Cid se presenta ante los nobles como un hombre honrado y justo, dispuesto a servir al rey y a su patria, y es recibido con honor y respeto.

En resumen, el tercer cantar del Cantar de Mio Cid narra las conquistas del Cid en tierras musulmanas, su victoria sobre el ejército marroquí y su regreso a Castilla para participar en la política y la guerra en su patria. También muestra la astucia y la valentía del Cid, así como su habilidad para mantener el poder y la influencia en un mundo políticamente turbulento.

Final

El final del Cantar de Mio Cid muestra la reconciliación del Cid con el rey Alfonso VI y su regreso triunfal a la ciudad de Burgos. Después de haber demostrado su valentía y habilidad militar en varias batallas, el Cid había sido desterrado por el rey, quien había sido engañado por sus enemigos.

Sin embargo, después de conquistar varias ciudades y fortalezas en tierras musulmanas y demostrar su lealtad al rey, el Cid es perdonado y restablece su posición social. El rey le devuelve todas sus propiedades y títulos, y le ofrece su amistad y su confianza.

El poema termina con la imagen del Cid entrando triunfalmente en Burgos, aclamado por la multitud y demostrando su generosidad y su amor por su patria. El Cid es presentado como un héroe ejemplar, cuyo valor y lealtad han sido recompensados con la reconciliación y el honor.

El final del Cantar de Mio Cid muestra la victoria final del Cid sobre la adversidad y su triunfo en la vida y en la guerra. El poema termina con una nota de optimismo y celebración, presentando al Cid como un modelo de virtud y heroísmo.

Análisis literario

  • Tema

El Cantar de Mio Cid presenta una serie de temas recurrentes, como el honor, la lealtad, la justicia, la religión y la política. Estos temas reflejan los valores y la cultura de la España medieval, y son presentados de manera idealizada a través del personaje del Cid.

  • Análisis de los Personajes

El personaje del Cid es el centro de la obra, y es presentado como un héroe ideal, que encarna los valores y la virtud de su época. El Cid es valiente, astuto, leal y justo, y es capaz de vencer cualquier obstáculo que se le presente. Otros personajes importantes incluyen al rey Alfonso VI, los enemigos del Cid y sus vasallos.

  • Estilo

El poema utiliza un estilo épico y elevado, característico de la literatura medieval. Se utilizan técnicas retóricas como la repetición, la aliteración y la enumeración para crear efectos poéticos y enfatizar la importancia de ciertas palabras y frases.

  • Fuentes y contexto

El Cantar de Mio Cid fue compuesto en el siglo XII, durante la Edad Media española. La obra se basa en una combinación de fuentes históricas y legendarias, y refleja la cultura y la sociedad de la época en que fue escrita. La obra también puede ser vista como una expresión del nacionalismo y la identidad castellana de la época.

  • Estructura

El Cantar de Mio Cid está dividido en tres cantares, cada uno de los cuales presenta una fase distinta en la vida del Cid. Cada cantar está compuesto por una serie de episodios y aventuras, que se conectan a través de un hilo narrativo principal.

  • Argumento corto

Poema épico medieval que narra las aventuras y hazañas del caballero Rodrigo Díaz de Vivar, conocido como el Cid. Después de ser desterrado injustamente por el rey Alfonso VI, el Cid lucha contra los enemigos de Castilla y conquista varias ciudades musulmanas en nombre del rey. Finalmente, el Cid es perdonado y reconciliado con el rey, y regresa triunfalmente a la ciudad de Burgos. La obra presenta un ideal de virtud, lealtad y honor, y es una expresión de la identidad castellana de la época.

Métrica de El Cantar del Mio Cid

La métrica del Cantar de Mio Cid es principalmente versos alejandrinos con rima consonante y asonante, y utiliza una estructura poética llamada leixa-pren para crear un ritmo y musicalidad.

Está escrito en versos alejandrinos, que consisten en catorce sílabas métricas por verso. Estos versos se dividen en dos hemistiquios, o partes de siete sílabas, separados por una cesura. La rima es consonante, lo que significa que las consonantes finales de los versos riman entre sí, aunque las vocales pueden ser diferentes.

Además, utiliza una técnica literaria llamada asonancia, en la que las vocales finales de los versos riman entre sí, pero las consonantes pueden ser diferentes. La asonancia se utiliza para crear una sensación de continuidad y ritmo en la obra.

También utiliza estructura poética llamada leixa-pren, en la que cada verso termina con una palabra aguda o llana. Esta estructura ayuda a crear un ritmo y una musicalidad distintivos y únicos en la obra.

Opinión y crítica

El poema refleja la sociedad y la cultura de la España medieval, con su énfasis en el honor, la lealtad, la religión y la política. A lo largo de la obra, el Cid es retratado como un héroe honorable y valiente, pero también como un hombre astuto y pragmático, capaz de utilizar la diplomacia y la guerra para lograr sus objetivos.

El Cantar de Mio Cid es una obra literaria importante e influyente que ha sido valorada por su valor histórico, cultural y literario. Como poema épico, presenta una visión idealizada de la vida y los valores de la España medieval, con su énfasis en el honor, la lealtad, la religión y la política. El personaje del Cid es retratado como un héroe ideal, que encarna estos valores y es capaz de vencer cualquier obstáculo que se le presente.

También refleja algunos de los prejuicios y estereotipos de la época en que fue escrita. En particular, algunos han argumentado que el poema presenta una visión simplista y estereotipada de los musulmanes, retratándolos como enemigos bárbaros y sanguinarios. Se podría dudar de la veracidad histórica de algunas de las hazañas y aventuras del Cid y se ha argumentado que la obra podría ser vista como una propaganda política destinada a glorificar al rey Alfonso VI y a la nobleza castellana.

Cantar de Mio Cid sigue siendo una obra literaria muy valorada y estudiada, tanto por su importancia histórica como por su calidad literaria. La obra ha influido en la literatura y la cultura españolas durante siglos y se considera una de las obras cumbre de la literatura medieval en español.

¿Te ha sido útil el resumen?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Puntuación media 4.5 / 5. Recuento de votos: 101

¡Hasta ahora no hay votos! Sé el primero en puntuar

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo puedo mejorar este contenido?

Deja un comentario