Diez Negritos 【resumen y personajes】

4.4
(60)

Diez negritos, la novela más vendida de Aghata Christie, se publicó en 1939.

Cómo ella contó en su autobiografía, escribió la novela por la satisfacción que le produciría llevar a cabo una idea tan difícil.

La novela gira en torno una famosa canción infantil de la época.


Contenido

Personajes de Diez Negritos

Todos los personajes tienen algo en común, han estado cerca de una muerte sospechosa.

  • Mr. Owen: anfitrión de la Isla del Negro, es un personaje inventado por el asesino para ocultar su identidad. Utiliza diferentes formas para firmar cada una de las cartas que envía, una de ellas será U.N Owen, un juego de palabras que en inglés sería “unknown” desconocido.
  • Anthony Marston: joven que acude a la casa para pasar unas vacaciones invitado por el anfitrión.
  • Ethel y Thomas Rogers: matrimonio, son los criados de la Isla del Negro contratados por Mr. Owen.
  • Emily Brent: mujer de carácter serio y frío. Recibe la invitación de una conocida para pasar unas vacaciones gratis, invitación que no puede rechazar.
  • Lawrence Wargrave: juez de profesión, acepta la invitación de una antigua compañera, quién le invita a la Casa del Negro para reencontrarse.
  • Edward Armstrong: doctor de profesión, acude a la Isla tras recibir una carta que contiene un cheque irrechazable. Será quién indique la causa de cada una de las muertes que ocurrirán en la mansión.
  • William Blore: contratado por Mr. Owen para que investigue a cada uno de los invitados. Es el único que sabe con quienes se encontrará en la Isla.
  • Philip Lombard: le ofrecen una gran cantidad de dinero por acudir a la Isla del Negro a hacer negocios, aunque no le indican que tendrá que hacer, no tiene reparos en aceptar.
  • Vera Claythorne: institutriz y maestra de profesión, acude a la Isla tras apuntarse a una agencia de empleo para conseguir un trabajo para los meses de verano. Le ofrecen un trabajo como secretaria en la mansión.

Resumen de Diez Negritos

Los 8 invitados llegan a la Isla del Negro, allí son recibidos por el matrimonio Rogers, los criados de la mansión. Ellos llegaron unos días antes para prepararlo todo.

Tras la cena empieza a sonar una grabación, en ella aparecen los nombres de cada uno de los ocho invitados y de los dos criados, y tras sus nombres, el nombre de las víctimas de sus supuestos crímenes.

Todos los invitados se quedan atemorizados, Ethel Rogers tiene que ser atendida por el doctor tras desmayarse.

Observan que en la mesa existe como decoración 10 figuritas, más tarde descubrirán él por qué de su presencia.

Vuelven a reunirse en el salón y algunos de ellos aclararán el crimen por el que han sido señalados en la grabación, ninguno reconoce su implicación.

Tras tomar un sorbo de su bebida, Anthony James Marston cae al suelo ahogado. Todos se asustan sobre todo al notar que esas figuras que han estado observando ya no son diez sino nueve.

Vera Claythorne observa la primera estrofa de la canción enmarcada en la chimenea de su habitación: Diez negritos se fueron a cenar. Uno se ahogó y quedaron: nueve.

Al día siguiente solo quedan ocho figuritas y se cumple la segunda estrofa de la canción: Nueve negritos trasnocharon mucho. Uno no se despertó y quedaron: ocho. Ethel Rogers ha sido asesinada.

Empiezan a sospechar que hay otra persona en la isla, que es la que está llevando a cabo los asesinatos y hacen batidas por el exterior e interior de la vivienda sin encontrar a nadie.

Tras la batida, el general Macarthur no puede parar de pensar lo que ha dicho la grabación y se queda sentado contemplando el mar, mientras piensa que ha llegado su momento.

Cuando notan su ausencia, el doctor Armstrong se ofrece a ir en su búsqueda. Cuando vuelve solo hay siete figuritas. Se ha cumplido la siguiente estrofa: Ocho negritos viajaron por Devon. Uno se escapó y quedaron: siete.

A la mañana siguiente nadie les despierta para el desayuno, no encuentran a Thomas Rogers. Solo quedan seis negritos en la mesa, lo buscan y lo encuentran en el lavadero con una herida de hacha en el cráneo. Otra vez se cumple la siguiente estrofa: Siete negritos cortaron leña con un hacha. Uno se cortó en dos y quedaron: seis.

Tras el desayuno, Emily Brent se encuentra indispuesta y se queda sentada sin poder ayudar a retirar los platos que han utilizado. El juez Wargrave convoca una reunión para discutir todo lo ocurrido.

En la reunión del salón falta Emily Brent, aunque prefieren no avisarla de inmediato, ya que son varios los que sospechan de su relación en los asesinatos, cuando acuden al comedor a buscarla la encuentran muerta. Le han inyectado un veneno con una aguja y para cumplir con la siguiente estrofa (Seis negritos jugaron con una colmena. A uno de ellos le picó una abeja y quedaron: cinco) han dejado una abeja en la habitación.

Vera Claythorne decide ir a su habitación a descansar, la luz de la vela no revela lo que hay delante, pero su olfato no le falla, huele a mar, al mismo mar donde ocurrió su supuesto crimen. Nota que algo la envuelve y grita creyendo que va a morir, suben todos las escaleras en su ayuda excepto el juez Wargrave.

Cuando notan su ausencia y bajan, lo encuentran sentado en un sillón con un disparo en la cabeza y disfrazado de letrado. Piensan en la siguiente estrofa de la canción: Cinco negritos estudiaron derecho. Uno de ellos se doctoró y quedaron: cuatro.

William Blore no puede dormir y escucha ruido por el pasillo, decide que todo tiene que acabar y quiere saber quién es el asesino, sale tras él, pero finalmente decide comprobar quién es el que no está en su habitación.

El doctor Armstrong no se encuentra en la suya, William Blore con la ayuda de Philip Lombard registran toda la isla sin encontrarlo. Vuelven a la mansión y solo quedan tres negritos. Más tarde el mar devolvería el cadáver del doctor, coincidiendo con la siguiente estrofa: Cuatro negritos se hicieron a la mar. Un arenque rojo se tragó a uno y quedaron: tres.

La mañana siguiente la pasan al sol, haciendo señales con un espejo para que los rescaten. William Blore es el único que decide interrumpir la tarea para ir a comer. Poco después se escucha un grito, acuden al lugar y lo encuentran con la cabeza aplastada por un enorme bloque de mármol con forma de oso, vuelve a cumplirse la siguiente estrofa: Tres negritos se pasearon por el zoo. Un oso los atacó y quedaron: dos.

Ya solo quedan dos personas, ninguno confía en el otro y tienen una pistola, Vera Claythorne le roba la pistola a William Blore y no duda en dispararle. La siguiente estrofa es: Dos negritos estaban sentados al sol. Uno de ellos se quemó y quedó: uno.

Aturdida por todo lo ocurrido los últimos días y con el remordimiento del asesinato del que le acusaban, sube a su habitación, allí se encuentra preparada una soga, ella sola se sube a la silla y acaba con su vida. Se cumple así la última estrofa de la canción: Un negrito se encontraba solo. Y se ahorcó, y no quedó ¡ninguno!

Días después llega la policía al lugar de los hechos donde encuentran diez cadáveres.

El asesino escribe todo lo que ha pasado en la Isla del Negro y lo lanza al mar. El capitán de un pesquero lo encuentra tiempo después y lo envía a la policía. En la carta se descubre el asesino, el juez Wargrave, tras años juzgando a criminales quería cometer un crimen.

Tras conocer el pronóstico de su enfermedad, decide que es el momento de actuar, no será un solo crimen, piensa en la canción de los diez negritos y empieza a buscar a las víctimas.

Todos los casos serán casos de homicidios intencionados que escapan de la ley.

Al doctor Armstrong lo escogió al escuchar como acabó con la vida de su paciente tras operarla cuando estaba bajo los efectos del alcohol.

Al general Macarthur lo escogió al descubrir cómo había mandado a su compañero a una misión de la que sabía que no volvería, acababa de enterarse que era amante de su mujer.

A Philip Lombard lo eligió tras descubrir cómo acabó con 21 miembros de una tribu africana.

A Emily Brent después de escuchar la trágica historia de su criada, esta se quedó embarazada y Emily la repudió y echó de su casa. La criada terminó suicidándose.

A Anthony Marston lo escogió entre otros ciudadanos que habían cometido crímenes similares sin castigo, el atropello de dos niños debido a la velocidad a la que circulaba.

A William Blore por dar un testimonio falso para inculpar a un inocente por un ascenso.

A Vera Claythorne por dejar al niño que cuidaba mientras era institutriz que nadara a mar abierto sabiendo que no saldría vivo.

Al matrimonio Rogers por dejar conscientemente de administrar la medicina que necesitaba su señora y así poder beneficiarse de la herencia que les iba a dejar.

La última víctima sería Morris, aunque sería el primero en morir, ayuda al juez a conseguir la propiedad de la Isla del Negro. El juez antes de embarcar a la Isla del Negro, le da una píldora para curar sus problemas de estómago, que acaba con su vida.

Ya en la Isla del Negro empieza a llevar a cabo su plan y va acabando con cada una de los invitados. Para no ser descubierto, consigue como cómplice al doctor Armstrong para hacer creer al resto que también ha sido asesinado y así poder acabar con la vida del resto, incluida la del doctor Armstrong.

Tras acabar con la vida de todos los invitados, fue hasta su habitación y preparó una escena del crimen para cuando descubrieran los crímenes, el suyo, fuera uno más.

¿Te ha sido útil el resumen?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Puntuación media 4.4 / 5. Recuento de votos: 60

¡Hasta ahora no hay votos! Sé el primero en puntuar

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo puedo mejorar este contenido?

Deja un comentario