La Odisea 【resumen y personajes】

4.7
(7)

La Odisea narra la historia de Ulises, rey de Ítaca, quien después de la guerra de Troya no ha logrado volver a casa. Muchos lo dan por muerto pero no es así, la diosa Calipso lo retiene en una isla. La diosa Atenea se apiada de él y lo ayuda a escapar. En su regreso a Ítaca se encuentra con Poseidón, quien, enfurecido, crea una tormenta que lo aleja de su destino. Llega al reino de los feacios, que lo ayudan a regresar a Ítaca. Cuando llega a su reino, se encuentra a varios hombres que buscan casarse con su bella esposa. Con la ayuda de su hijo y de sus fieles sirvientes, los termina matando.


Personajes de La Odisea

Ulises

Personaje principal. Realiza un viaje fascinante lleno de aventuras y sorpresas. Con la ayuda de la diosa Atenea, regresa a Ítaca.

Telémaco

Hijo de Ulises y Penélope. Realiza un viaje para encontrar a su padre.

Calipso

Una diosa que se enamora de Ulises y le retiene en una isla durante diez años.

Penélope

Bella esposa de Ulises, con una fidelidad a su marido siempre firme.

Poseidón

El principal antagonista. Enfurecido con Ulises por haber cegado a su hijo. Es responsable de la mayoría de los problemas que tuvo Ulises en el mar.

Atenea

Ofrece instrucciones, estímulos y protección mágica a Ulises y Telémaco.

Zeus

Padre de todos los dioses, es el responsable del orden y la justicia en el mundo.

Hermes

Mensajero de los dioses.

Néstor y Menelao

Buenos amigos de Ulises que pelearon al lado de él en la guerra de Troya.

Auriclea

Fiel sirvienta de Ulises.

Rey Alcino y la reina Arete

Reyes de los feacios. A pesar de no conocer a Ulises, hacen que se sienta bienvenido.

Polifemo

Hijo de Poseidón, un cíclope a quien Ulises cegó para escapar.

Circe

Una diosa. Convierte en cerdos a varios compañeros de Ulises.

Eumeo

Un pastor inteligente que siempre le fue leal a Ulises.

Resumen de La Odisea

Diez años después de la caída de Troya, el victorioso héroe griego Ulises todavía no ha regresado a su tierra natal, Ítaca.

Varios hombres regresaron menos Ulises, quien lleva atrapado ocho años en una isla con Calipso, una diosa griega. Ella quiere casarse con él, y no lo deja salir de la isla.
Ulises tiene una buena relación con los dioses excepto con Poseidón, quien está enojado con él por haber dejado ciego a su hijo, un cíclope.

Atenea  le habla a  su padre Zeus y a los otros dioses sobre Ulises. Les comenta que él extraña mucho a su familia en Ítaca. Pide  que manden a Hermes a pedirle a Calipso  que libere a Ulises y que pierda toda esperanza de estar toda su vida con él. Los dioses aceptan la petición de Atenea.

Atenea, con sus poderes, se disfraza de un guerrero amigo de Ulises y va a Ítaca a ver al  hijo de Ulises, Telémaco. Cuando llega al palacio se sorprende al ver a tantos hombres que quieren casarse con Penélope esposa de Ulises. Si alguno lograra conquistar el corazón de la bellísima Penélope, este se convertiría en el nuevo rey de Ítaca. Pero Penélope no pierde las esperanzas de que algún día su amado marido regrese.

Atenea, aún disfrazada, le cuenta a Telémaco que su padre está bien y que asuma sus responsabilidades y busque a Néstor y a Menelao, amigos de Ulises. Telémaco decide ir en busca de su papá. Camina hacia la asamblea donde están todos reunidos. Les dice a todos los que se encontraban allí que necesita un barco y una tripulación. También dice que si no encuentra a Ulises, Penélope tendrá que  escoger a uno de los tantos pretendientes. Los pretendientes no están de acuerdo, puesto que si logra encontrar a Ulises, sus oportunidades de ser nuevos reyes se acabarían.

Antes de irse, Telémaco reza y le pide ayuda a Atenea, quien lo ayuda a conseguir un barco.

Auriclea, una fiel sirvienta de Ulises, lo ayuda a conseguir provisiones para el viaje que le espera. Telémaco le pide que no deje que Penélope se entere de ese viaje para que no se preocupe.

Atenea se disfraza de Telémaco  y con una charla consigue  una tripulación para que acompañen en busca de Ulises. Esa misma noche, todos zarpan hacia Pilos.

Mientras tanto, Atenea organiza la liberación de Ulises. Calipso se enfada, pero no puede hacer nada porque Zeus manda (literalmente).

Ulises zarpa hacia Ítaca en una balsa improvisada. En su viaje se encuentra con Poseidón, que aún sigue enojado con él. El dios de los mares crea una gran tormenta lo que lo aleja de su destino, y con la ayuda de Atenea Ulises llega a la tierra de los feacios. El rey Alcinoo y la reina Arete, a pesar de no saber quién es Ulises, lo reciben y hacen que se sienta bienvenido. En una cena, los habitantes del lugar le insisten a Ulises que cuente todas sus hazañas.

Ulises acepta y comienza a contar sus aventuras. Después de su partida de Troya, llegaron a la tierra de los cíclopes y se refugiaron en una cueva. Polifemo, hijo de Poseidón, les encontró y en ese mismo instante se comió a dos de ellos. A Ulises y a los demás los encerró. Consiguieron escapar emborrachando y cegando al gigante. Cuando Polifemo le dijo lo sucedido a su padre, Poseidón, el dios se enojó mucho.

Ulises también les contó la vez en que Eolo le regaló una bolsa muy grande, en la que había vientos que hacen que los barcos salgan de su ruta. Los tripulantes de su embarcación creyeron que se trataba de dinero y que Ulises solo lo quería para él, y que decidieron abrir el regalo. Fue una mala decisión; salieron de su ruta y llegaron a una isla de caníbales. Varios marineros fueron devorados, y Ulises y unos pocos tripulantes lograron escapar.

Después llegaron a una remota isla, en la que vive Circe, hija del sol. De los hombres que fueron a investigar la isla solo uno pudo regresar, puesto que los demás se toparon con Circe y esta los convirtió en cerdos. Ulises, con valentía, va en busca de esos hombres a pesar de que los demás se comportaron como cobardes ante la posibilidad de ser transformados también.

Solo después de mucha persuasión, Ulises convenció a Circe de que rompiera el hechizo. Sus compañeros regresaron a su forma humana. Después, Ulises fue seguido por las sirenas. Tras otras aventuras, finalmente pudo llegar a la isla de Calipso, donde estuvo cautivo durante ocho años.

Tras contar sus aventuras, los feacios le dan regalos y lo llevan a Ítaca. Al llegar, Atenea habla con Ulises y le pone al día de lo que ha sucedido en Ítaca. Después, lo viste como un viejo mendigo.

Ulises busca a Eumeo (un pastor inteligente que siempre Le fue leal a Ulises). Telémaco también regresa a Ítaca después de una búsqueda fallida. De inmediato va en busca de este pastor, y  allí es donde encuentra a su padre. Ulises le dice quién es en realidad y deciden no decirle nada a Penélope y que Telémaco actúe como siempre. Ulises va a seguir vestido como mendigo; cuando llegue el momento, atraparán a los pretendientes.

Así vestido, Ulises investiga su palacio. Los pretendientes y algunos de sus viejos sirvientes lo tratan mal, sufre las mayores burlas e insultos. También se da cuenta de la lealtad de Penélope y de sus otros sirvientes. Penélope nota el parecido entre el mendigo y su marido, presuntamente muerto, pero era imposible. Entones Penélope ordena  a sus sirvientes que laven los pies de aquel “mendigo”.

Y es entonces cuando Euriclea, su fiel sirvienta, lo reconoce gracias a una cicatriz en el pie. Después, Penélope  propone un reto: se casará, finalmente, con aquel pretendiente que pueda doblegar el arco de Ulises y atraviese con la flecha el eje de  una docena de hachas. Ese será el nuevo rey.

Pese al gran esfuerzo que realizaron los pretendientes, nadie pudo conseguirlo. Ulises pide una oportunidad para tirar, pero los pretendientes le dicen que no. Penélope acepta, aunque dice a todos que no se va a casar con él aunque lo consiga.

Ulises logra la hazaña, arco en mano, dispara y mata a un pretendiente  y revela su identidad. A continuación, lidera la matanza de los pretendientes con la ayuda de su hijo y la de otros siervos leales.

Penélope sigue sin reconocerlo. Entonces Ulises le cuenta cosas que solo ellos dos sabían, y ella se convence. Lloran, se abrazan, y Ulises recupera el lugar junto a su esposa.

Mientras tanto, la gente de Ítaca, especialmente familiares de los pretendientes, quieren una guerra, ya que consideraban incorrecto lo que había hecho Ulises. Pero antes de que la batalla comience, Atenea, a la orden de Zeus, hace que todos hagan las paces. Ulises sigue siendo rey.

¿Te ha sido útil el resumen?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Puntuación media 4.7 / 5. Recuento de votos: 7

¡Hasta ahora no hay votos! Sé el primero en puntuar

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo puedo mejorar este contenido?

Deja un comentario